miércoles, 29 de julio de 2009

Harry Potter y las almas partidas

Ésta será una intervención brevísima. Después de pensarme mil veces cómo organizar todo el desorden que la película que narra las aventuras y desventuras de ese trágicamente famoso chaval ofrece al espectador he decidido no escribir nada de lo que había decidido plasmar en mi bitácora. Solamente os diré que el señor Potter es cada vez más falso y artificial (creo que el actor está tan hasta las pelotas de hacer de Harry como nosotros de verlo); que su actuación cada vez roza más la pena y la vergüenza ajena; que los demás personajes "importantes" parecen haber retrocedido en años (parece que en vez de madurar como actores, rejuvenecen y actúan como críos de cada vez menos edad), aunque hay que romper una lanza a favor de Alan Rickman (Severus Snape), que si bien estas películas son como pinchazos en su rueda (su carrera), parece que es el único que entre la mediocridad destaca y se mantiene año a año; que el guión es cada vez más enclenque y tambaleante, por no mencionar que se repite más que los ajos; que la historia cada vez es menos interesante, y, por último aunque no por ello menos importante, que es una película que hace vibrar a los críos literalmente y eso, damos y caballeras, es algo injustificable hoy en día. Y todos sabemos a qué timpo de vibración me refiero (no es nada sexual, así que si tenéis dudas, id a verla y horrorizaos con pelíucla y público).

2 comentarios:

Maggie McGill dijo...

Demasiado derrotista ¿No?
Es una película entretenida sin más, lo que pasa es que es Harry Potter y uno espera ver magia cuando va a ver este tipo de películas. Lo que no espera ver es una película sobre aventuras y desventuras amorosas entre los chavales mágicos en cuestión... Eso es lo que me decepcionó a mí.
Y lo de Daniel "Risclis", el chaval buen actor no es, pero creo que en esta película es en la única que ha llegado a hacerme reir, que eso es un logro, en las demás era como un espectro que de vez en cuando decía algo.
Y si, Alan Rickman es genial y el personaje de Snape es totalmente suyo. Pero no te olvides de la grandiosa Maggie Smith (McGonnagal) que aunque sale poco en la película, cada vez que sale, esta dama de la interpretación llena la pantalla y haga lo que haga siempre está bien digna...
Es todo xD

Closto dijo...

Sí, bueno, ella es pasable pero sus papeles cada vez son más nimios. Y por cierto, no es entretenida. Sufría viéndola, no encontraba postura (buscar postura es mi alternativa a dejar las salas de cine), andaba pendiente de la hora esperando que terminara y no paraba de buscar diversiones que amenizaranel filme. Y está Ave Emplumada para atestiguarlo.